• Cochuchi

Estudios de Chopin 2019

Actualizado: ene 27

El Maestro de los Maestros


Comencé a estudiar Chopin de niño. Recuerdo el primer Nocturno con tanto cariño que de repente sentí nostalgia de esa época, de mis inicios con la música y cuál fue la primera percepción sonora hacia Chopin.


Volví a reencontrar el camino al repasar dichas páginas. Geniales, una y otra vez, en la distancia de los años. ¡Qué inspiración de la del joven Chopin!


Esto me fue originando la idea, la intención de plantear una nueva grabación de un álbum. Esa inspiración inicial Chopiniana es única me dije, tengo que revivirla. Y así comencé, paso a paso, sin prisa pero sin pausa. E hilé un programa que se unifica muy bien por el período en que fue creado: Los 3 Nocturnos op. 9 (1830-33) y los 24 Estudios de Chopin op. 10 (1829-32) y op. 25 (1832-36). ¡Ahí era nada el reto!


El viaje ha sido de nuevo dentro de los que yo califico -recordando otros proyectos anteriores- de 'inolvidable'. La visión que tengo ahora, de una claridad casi de vidente sobre este estilo y clase de música, no es la que tenía en la infancia, desde luego, y la experiencia de tantos años y el conocimiento derivado de ella.


¡Pero qué maravilla! Realmente esto es un lujo. Chopin sabía y reconocía que había descubierto un Universo nuevo.


Me preocupaba el instrumento. Mucho. Su piano favorito fue un Camille Pleyel de 1846, del cual dijo: "la última palabra en perfección". Y se lo llevó desde Francia a su última gira de conciertos en Reino Unido en 1848. La delicadeza de este instrumento, su pequeño calado y suavidad, la sordina de coloratura, la resonancia de los pedales, su ligereza y suavidad. Toqué uno muy parecido en el Palacio de Aranjuez. Pero también recordaba que Chopin era un gran fan de las interpretaciones de Liszt y le encantaba como sonaban sus Estudios en manos del austro-húngaro. De ahí que aunque no le gustaban los sonidos extremadamente fuertes, sí quería carácter y temperamento porque eso debía ser de un sentido muy nacionalista. Al mismo tiempo que expresividad, candor, 'sonorité'.


¿Qué ocurre? Que esas reliquias hoy día ya apenas suenan como por entonces. Y un piano de gran cola Steinway es siempre muy atractivo para una grabación, y además reflejan la profesionalidad del concertista. No pueden decirte que es que el piano no era el adecuado...

Pero sí me sirvió de inspiración constante, ah, el "legato armónico", las anotaciones de pedal, las anotaciones de notas especiales (véase en los manuscritos las indicaciones con "+", que refieren a una sensibilidad tremenda hacia determinadas notas, sin llamar la atención, pero que dicha sutilidad (a una velocidad vertiginosa, aclaremos) solo pueden dar muestra de hasta qué punto la magnificencia de tacto del polaco podía llegar.


Paganini fue la moda y primera revolución, en violín. Chopin y Liszt cogieron al vuelo el mensaje. Ese virtuosismo sin límite, esas múltiples chispas y sensaciones en un pequeño instante, una caja de Pandora que se abre y despliega todo un mundo en un brevísimo mensaje... Un Universo en Chopin.


Escribo ahora después de releer muchos artículos y libros sobre Chopin. Cuántas cosas se han dicho de él durante muchos años. El caso es que había algo que despertaba la fantasía, por donde se mirara.


Chopin está de moda. Increíblemente sigue vigente. No sé ya la de grabaciones de discos, CDs de los Estudios de Chopin, más de 50 seguro. Unas cinco recientes. Pero en el conjunto de su obra, no para de grabarse y grabarse y versionarse y versionarse, en un sin fin sin parar. La Revolución no ha terminado.


¿A qué es debido? ¿Qué encontramos en Chopin? Desde hace muchos años me planteé esa cuestión. Como puede ser este músico considerado el amo absoluto, el rey del piano universal, el paradigma máximo, el Maestro de Maestros (según el historiador y musicólogo Jachimecki: Liszt, Wagner, Alkan, Richard Strauss y Scriabin pertenecen a los estudiantes espirituales de Chopin en el campo mental del virtuosismo de los instrumentos). Tenía que adentrarme en sus obras. Así fue como he dedicado muchos años.


Jan Ekier (1913-2014), quien creó la impresionante Chopin's National Edition [ https://www.chopin-nationaledition.com ] comenta en la introducción de su edición de los Estudios de Chopin (principalmente refiriéndose a los de la op. 10 y op. 25):

"The fate of some of the interpretation directives proposed by Chopin was just unfortunate in performance praxis (this holds true particularly for pedalling and metronomic tempi ) wich simply ... ignored them."


Traducción: El destino de algunas de las directivas de interpretación propuestas por Chopin fue desafortunado en la práctica de la ejecución instrumental acústica con pianos reales (no habla ya de los electrónicos, por despreciarlos absolutamente. Esto es cierto especialmente para las indicaciones de pedal y los tiempos metronómicos) que simplemente... han sido ignoradas por todos.


Esta observación, que yo me he planteado muchas veces, más si oyes a acérrimos defensores de las propuestas originales de los compositores clásicos, normalmente por músicos judíos, me hizo pensar que si la mismísima música de Chopin, la más tocada de la historia universal, no ha sido respetada por completo o al menos en un grado significativo que dé lugar a pensar que esa idea musical ya ha sido plasmada lo más dignamente y con el mayor interés en ser fiel al creador/genio musical cuasi divino, qué podemos esperar del resto, más si ha sido música totalmente desconocida...


Christopher Frey wrote about it (7.August.19):

"It is music that drives the Universe and of course as you are mastering music You master the Universe"


Chopin sigue siendo una inversión segura. Lejos de los productos discográficos puramente comerciales, de los atentados musicales en justificación de aportar "amor" aprovechándose del poco conocimiento cultural y preparación en este campo de la gente, la música de Chopin se mantiene, sigue vigente, sigue sorprendiendo a millones de personas diariamente. Sí, parece algo increíble de aceptar pero así es. En todo el mundo, Chopin no para de ser interpretado y escuchado hasta la saciedad. ¡Y estamos hablando de composiciones que casi tienen dos siglos de existencia, únicas y tremendamente originales!


Si nos ponemos a buscar en todo el espectro universal del campo de la música, prácticamente infinito, y más todavía centrado en el piano (casi igual de infinito), no encontramos otro parangón que pueda equipararse con Chopin, que reúna todos los requisitos, que dé salida a un instrumento de rango como es el "Rey de los Intrumentos Musicales", que es el piano (aunque su música se ha transcrito hasta para orquesta y canto). Pues a la hora de ejemplificar un concierto en un Auditorio de primera categoría, sin megafonía, solo deleite del sonido puro y la acústica, ¿qué programa u obras va a escoger el pianista concertista profesional, el verdadero soporte y baluarte de la música que perdura por su único mérito del valor que conlleva? Seguramente, y todos sin excepción, han pensado muchas veces en este nombre: CHOPIN.


Efectivamente, por mucho que intentemos imitar a Chopin, ya sea copiando hasta las armonías, nunca jamás se le va a poder siquiera mínimamente alcanzar. Esto no ocurre con la mayoría de los grandes nombres de la música, más asequibles. No caigamos en la banalidad de valorar con que Chopin componía nada más que utlizando la dominante y la tónica. Si fuese así, yo animo a quien lo vea tan fácil que se ponga a ver qué consigue. Lo más seguro es que se dé porrazos constantemente en la pared y de cabeza al ver que lo único que logra son composiciones basura (que bueno, igual les da millones visto lo visto con la música comercial, y el poderoso don dinero sea el motor aliciente que promueva sus aberraciones, recordemos una frase célebre del Maestro: "Soy un revolucionario, el dinero no significa nada para mí").



Los 24 Estudios que Chopin (12 de la op. 10 y 12 de la op. 25) compusiera de los 19 a los 25 años, estuvieron inspirados tanto en los 24 de Ignaz Moscheles (1794-1870) como formato y sentido didáctico (Chopin colaboró -sin número de opus- con sus "Tres Estudios Nuevos" en 1839, en el 'Méthode des Méthodes',un libro para el aprendizaje del piano de Ignaz Moscheles y François-Joseph Fétis) como en la exhuberancia y virtuosismo de Nicolo Paganini al asistir a un concierto suyo con 18 años y quedar impresionado. Además claro que añadiendo su propio estilo y genialidad, con sus propios recursos innovadores, como digitaciones especiales para la anatomía de las manos, pedales, sentido armónico, legato armónico, coloraturas, visión única de la velocidad pianística, lirismo a veces inspirado en un sentido operístico, etc.


Muchos investigadores, críticos, han escrito sobre Chopin durante más de cien años. El musicólogo polaco Jachimecki, que además fuera compositor y hubiera estudiado en Viena contrapunto con Arnold Schönberg durante un año, señaló que los Estudios de Chopin además de significar un plan metodológico fueron presentados -como todo lo que Chopin compusiera-, con las más altas características de obras de arte, y con tan temprana edad, significado del gran genio. Fue el primer compositor en plantear el género de estudios de piano con esta naturaleza. Cada estudio conecta de una manera inexorable en consecuencia con la tonalidad del anterior, nunca se percibe algo innatural o compulsivo en ello.


Chopin practicaba diariamente de jovencito, estudios para piano de Cramer, Clementi y Moscheles pero sentía que esto no era suficiente para conseguir mejorar la técnica, y además le resultaban muy mecánicos y poco musicales, así que pensó en crear los suyos propios.



Etude n. 2 op. 10 first page

Misteriosamente, la esencia Chopiniana ya quedó orientada en estas breves obras, de tal forma que se puede decir que sean las más tocadas o practicadas de toda la historia del piano en todo el mundo.


También misterioso que en ellas Chopin conectase, conscientemente, con el descubrimiento de su nuevo Universo.


Tremendo descubrimiento, y curioso que fuese casi exclusivamente a través del instrumento: piano.


Esto que ya puede parecer/sonar a la mayoría de la gente como una película de George Lucas, 'La Música de Las Galaxias', no está muy lejos de la realidad para quien tenga la oportunidad de escuchar mi nuevo CD (The Master Of The Masters), con solamente un piano de concierto, 10 dedos de las manos y dos pies.


Iría todavía más lejos. No en la distancia que sólo el pensamiento puede lograr para trasladarse a otro espacio 'galáctico' y encima desconocido, sino en que a mi modo de reflexionar, ninguna grabación que yo conozca (y creo conocer todas o prácticamente todas) ha logrado desplazarse a años luz de distancia sideral, lo que en mi apreciación, realmente fue la intención de Chopin.


¿Y qué encontramos en dicha Galaxia? (que gracia que lo grabé en los Galaxy Studios, cosas del destino). Versatilidad, para empezar. La visión técnica de Chopin es única, increíblemente ideada, de una concepción exquisita, cual perfume francés de la mejor cosecha de Christian Dior. Difícil de definir o describir si nos lo planteamos como combinación de intervalos, ritmos, acentos, articulaciones o armonías. Cada uno de sus Estudios son 'inconcebibles', 'inimaginables', y en mi modesto entender, mucho más que poemas (como decía Schumann). Son planos cósmicos, una vía de velocidad superior a la luz, que es capaz de desplazarnos a no otro mundo, sino a una tremenda Galaxia que no es la Vía Láctea, e intuyo que tampoco la NASA la conoce. La Galaxia Chopin.


De ahí que lleguemos al paso: ¿Qué es la Música? Chopin considero que era de una pasta terrenal, enamoradizo, en cierto sentido, normal. Pero... Es que sólo la Música tiene intrínseca el poder de contener un mensaje encriptado ("No hay nada más odioso que la música sin significado oculto" ... Chopin) en forma de Arte sonoro/auditivo que hace vibrar unas determinadas zonas cerebrales del subconsciente, unos determinados recursos que teóricamente todos tenemos, más o menos desarrollados.


La pregunta es, quieres viajar tan lejos? Estás preparado? Te vas a asustar? Vas a poder asimilar el tremendo golpe emocional?



Chopin and his Universe

Esta no es una grabación al uso. Tampoco Chopin es un compositor frecuente. La tecnología empleada aquí, para empezar, es del más alto nivel. Pero sobre todo, es el concepto envolvente del Auro 3D el que determina el enfoque final y la percepción astral del oyente.


16 micrófonos de alta calidad fueron empleados. Ninguno de ellos pegado o dentro del piano, lo cual es lo habitual, sino a una distancia casi similar en diferentes alturas y posiciones, nunca por debajo. Así todos recogieron el sonido con la mayor cantidad de armónicos. 15 pistas llegaron a la mesa de mezclas, una de las mejores del mundo.


Al sumarse la distancia entre los micrófonos la sensación de reber se potencia, pues la sala tiene la reverberación justa y además es la que tiene menos ruido del mundo.


La mayoría de las grabaciones suelen ser 'asépticas' pues el sonido al ser recogido desde tan cerca no ha llegado a mezclar los armónicos completamente. Aunque estas grabaciones tienen mucha nitidez, para el oído no deja de resultar antinatural, y el concepto musical se desgrana en las diferentes regiones del espectro sonoro, agudos, medios y graves. En el nuevo concepto de Auro 3D el todo general es el principal objetivo. Tenemos la sensación de estar en una cúpula. Más aún se potencia si la escucha fuese en los 15 canales en un recinto acondicionado con los numerosos altavoces, enfrente, a los lados, detrás y arriba, que define el sistema Auro 3 D.


Por aras del destino, esto puede ser que sirva fielmente al mundo creativo del compositor polaco, Frédéric Chopin. Su instrumento ideal, Pleyel, también era muy especial. Gran piano de cola, en maderas muy nobles, con una extraordinaria sensibilidad, una sordina armónica, y una sonoridad muy bien definida cuando Schumann dijo: "como un arpa eólica".


Lo mismo ocurre en el Aurotorium [ https://www.galaxystudios.com/sound/stages/3d-aurotorium-dubbing-stage ] o espacios preparados con la disposición de altavoces en los 5 frentes. La suma de las distancias entre los altavoces, aún emitiendo todos al mismo tiempo el sonido producen un efecto sorprendente en el individuo que está colocado en el interior de esa cúpula auditiva formada. No podría decir que el término exacto es reverberación pues no son sonidos que se refracten sino más bien algo como trasladarse a otro mundo o espacio intergaláctico, de ahí quizás el nombre: Galaxy Studios. En realidad es como si estuvieras sumergido con los sonidos en una creación viva, no estática como hasta ahora que siempre eres consciente de que estás ante una pantalla o escuchando/observando algo que puede hacerte sentir pero tú sabes ciertamente que no participas en ello. No, aquí la sensación es que 'estás dentro'.



The Master Of The Masters


Después de conocer la propuesta lanzada por varios pianistas sobre los famosos Estudios de Chopin, principalmente hablando de los virtuosísticos op. 10 y op. 25, expongo aquí una mera valoración general, y ya que desde muchos años atrás existen las competiciones en este terreno pianístico en las cuales estas obras parece ser que son las que determinan un nivel u otro.


Señalo una lista de intérpretes sobre los cuales ha gozado la fama hasta ahora de ser los principales expositores de estas maravillosas piezas del arte pianístico musical. También incluyo grabaciones bastante recientes de otros pianistas, normalmente vinculados con los concursos, principalmente el Concurso Chopin de Varsovia o el Van Cliburn estadounidense, los dos más prestigiosos del mundo del piano clásico.


Rafael Orozco, Murray Perahia, Maurizio Pollini, Agustín Anievas, Claudio Arrau, Andrei Gavrilov, Jan Lisiecki, Alessandro Deljavan, Fialkowska, Frederic Chiu,Vyacheslav Gryaznov, Sviatoslav Richter, Eugeni Kissin, Daniil Trifonov, Valentina Lisitzsa, Zlata Chochieva, Vladimir Ashkenazy, Tamás Vásáry, Samson François, Paul Badura-Skoda, Daniel del Pino, Lukas Geniusas, Alfred Cortot, Seon Jin Cho, Nicolay Lugansky, Nobuyuki Tsujii, George Cziffra, Wilhelm Backhaus, [Grigori Sokolov - op. 25].


Algunas versiones lanzadas en Youtube de algunos estudios concretos, el 1 por ejemplo, por Martha Arguerich de las cuales tengo dudas acerca de la posible manipulación técnica sobre ellas, refiriéndome al "Stretching" que reduce el tiempo sin modificar mucho la afinación para así que su exposición parezca más rápida de lo que realmente fue.


Si bien hay muchos nombres importantes en esta lista, trascendentes en esta cultura "moderna" de las grabaciones de piano -que han salido al escaparate mundial gracias y precisamente por la grabación de estas obras, las cuales tanto reúnen el aspecto de virtuosismo técnico muy alto como de musicalidad y, últimamente de rigor en cuanto a cuál fue la última decisión de Chopin sobre las notas que quería que se tocasen-, hoy día no nos debemos fijar por el nombre o la fama, o el aspecto histórico, sino por el resultado final.


Por eso mismo quiero reivindicar mis derechos como músico ante tanta palabrería, injusticias que se comenten en este mundo, sobre pretensiones de decir que uno es tal y otro cual, otr@s que no pueden (si no lo hubiesen hecho), otr@s que no tienen el suficiente valor para hacerlo, etc. Y una vez enumerada dicha lista, quien tenga el mínimo sentido de estética, de oído musical, y de opinión sensata, sabrá quién es el mejor, una vez dedique el tiempo necesario para comprobarlo.


Evidentemente yo digo y explico esto -que nadie comenta porque mundialmente es un tabú- aunque en Youtube muchos se lancen a comentarios largando opiniones cortas sin haber tenido en cuenta un trabajo más profundo sobre el tema, diciendo la mayoría de veces categorizadas manifestaciones de las que no comparto, y que no son ciertas, QUIÉN LO TOCA MEJOR, O HA TOCADO, EN EL MUNDO.


Como veis, no es ninguna tontería. Estas obras son las más interpretadas de la historia de la música. Las horas que se han dedicado y el esfuerzo sobre ellas ha sido titánico, al máximo de facultades tanto físicas, mentales y artísticas.






____________________

Buy now "The Master Of The Masters" for 14.99 eur

in https://www.albertocobo.com/chopin-etudes

Madrid clases play piano Alberto Cobo pianogrand piano Audiovisuales Madrid






0 vistas
  • Facebook icono social
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

© 2020 por superopera.com